728x90 AdSpace

Artículos
jueves, 13 de julio de 2017

Fátima: Cómo el 13 de julio “cambió” a la Iglesia

Esta semana marca el centésimo aniversario de la aparición más controvertida, la de Nuestra Señora de Fátima en Portugal.

Lo que Nuestra Señora hizo aquel día inspiró a muchos a convertirse, pero provocó que otros rechazaran la fe sin pensarlo dos veces. Trajo un poco de locura a algunas personas y se ganó el envidiable respeto de otras.

El 13 de julio fue el día en que Nuestra Señora dio un susto de muerte a tres niños pastores al mostrarles el infierno y advertirles severamente sobre una segunda guerra mundial y una nueva era de martirio.

Y esta aparición del 13 de julio de 1917, sorprendente —y sorprendentemente dura—, cambió la fe de la Iglesia de nuestro tiempo.

La pequeña Lucía dos Santos tenía 10 años cuando Nuestra Señora de Fátima empezó a aparecérsele cada día 13 del mes comenzando en mayo de 1917, junto a sus primos Francisco y Jacinta Marto, de 8 y 7 años respectivamente.

Sin embargo, en julio, en vez de simplemente exhortar a los niños a rezar el Rosario y señalarles el paraíso, les mostró una visión terrible.

“Vimos como un mar de fuego”, escribió Lucía, “y, sumergidos en ese fuego, los demonios y las almas (…) con forma humana (…) entre gritos y gemidos de dolor y desesperación que horrorizaban y hacían estremecer de pavor”.

Para alabanza de Nuestra Señora de Fátima, hay que decir que la visión del infierno solo sucedió después de un año de preparación, incluyendo visitas de un ángel y mucha reconfirmación sobre el paraíso. Pero la visión afectó tan profundamente a Jacinta, especialmente, que pareció cambiar radicalmente su personalidad.

Lo único que justificaría esta visión como algo bueno y no un ejemplo de abuso emocional sería que el infierno fuera un lugar real y nosotros estuviéramos en peligro inminente de terminar allí si no hiciéramos algo drástico.

Pero es que es real. Y estamos en peligro.

Los mensajes de Jesús (Marcos 1,15), Juan Bautista (Mateo 3,1-2) y Pedro (Hechos 2,38) son todos el mismo: “¡Conviértanse!”. Jesús definió la misión de la Iglesia como una predicación por “la conversión para el perdón de los pecados”.

Y todos los papas desde Pío XII hasta Francisco han dicho que “el pecado del siglo es la pérdida del sentido de pecado”.

La negativa a convertirse y arrepentirse —la creencia de que el pecado en realidad no importa— está en el origen de los principales desastres morales de nuestro tiempo, desde el aborto a la trata de personas, pasando por la epidemia de pornografía y la tasa de crímenes violentos en las ciudades. Los que no ven ningún mal hacen cosas terribles.

La visión del infierno de Nuestra Señora de Fátima es un correctivo absolutamente necesario para la confianza presuntuosa de que todos iremos al cielo pase lo que pase. Es cierto que Dios quiere perdonarnos a todos. Pero hay una cosa que lo detiene: no nos arrepentimos.

“Esta guerra cesará”, dijo a los niños Nuestra Señora de Fátima aquel julio, “pero si los hombres no dejan de ofender a Dios, otra guerra más terrible comenzará”.

Al margen de lo que entendieran sobre los detalles, el sentido general de este mensaje estaba muy claro para los niños: la guerra no es motivo para que Dios recompense a los vencedores, sino para que castigue el pecado.

El paradigma de la “recompensa” había existido durante mucho tiempo en la historia cristiana: desde Carlomagno a Juana de Arco, desde Nuestra Señora de las Victorias a los colonos en las Américas. Toda cultura cristiana tenía su particular Robin Hood y rey Arturo: héroes con la inusual virtud de una violencia inteligente.

Pero Nuestra Señora de Fátima volcó un jarro de agua fría sobre todo eso. Las virtudes marciales son reales, pero son un ejemplo de Dios extrayendo el bien del mal, no de conquistar la voluntad de Dios a través de la violencia.

De hecho, Nuestra Señora de Fátima homogeneizó nuestro entendimiento del martirio.

En esta era de películas en casa, muchos de nosotros estamos viendo ahora Silencio de Martin Scorsese, que cuenta el desencanto de un jesuita que busca la gloria en las persecuciones de Japón y en vez de eso encuentra un horror que entumece el alma.

Nuestra Señora de Fátima nos enseñó esa lección hace 100 años.

Los niños tuvieron una visión del Papa “medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino”, hasta que él mismo era muerto a disparos. Nuestra Señora sabe que en el paraíso el martirio es glorioso y que, en la tierra, es doloroso y triste.

Aprendieron que era absolutamente urgente que consolaran a Jesús, convirtieran a los pecadores y se comprometieran con María.

El 13 de julio es solo una parte de su historia, una historia que incluye mucho más consuelo que condenación y que iba destinada a todas las generaciones, incluyendo la nuestra.

  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

Articulo Revisado: Fátima: Cómo el 13 de julio “cambió” a la Iglesia Puntaje: 5 Reviesado por: Hermanos Franciscanos