728x90 AdSpace

Artículos
domingo, 9 de julio de 2017

Doscientos millones de niños son forzados a trabajar o son usados como esclavos

Un niño lleva un pedazo de carbón en el campamento de minadores donde vive.

Las estadísticas que hablan de violación a los derechos humanos se acumulan año tras año en la Organización de Naciones Unidas y sus agencias asociadas de cooperación internacional. La Iglesia Católica, a través de sus entidades pontificias, misioneros, organizaciones de caridad, mujeres y hombres de buena voluntad, sigue siendo la pionera mundial para enfrentar la diversidad de escenarios donde los pobres, los vulnerables, los abandonados, requieren signos concretos de la misericordia de Dios.

Los primeros días de junio la Agencia de Noticias Fides volvió a poner de relevancia el escándalo que significan esas cifras. En especial, cuando se trata de las niñas y niños de este mundo… casi doscientos millones de ellos forzados a trabajar para poder subsistir o bien usados como esclavos.

El siguiente reporte de Portaluz, con información de Agencia Fides, denuncia la herida abierta en América, desde Alaska a Tierra del Fuego en Chile, donde niñas y niños esclavos son forzados a trabajar.

En Honduras, más de 400 mil niños y adolescentes se ven obligados a trabajar para sobrevivir. Según un estudio realizado por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), en los últimos cinco años los niños trabajadores han aumentado pasando de 379.000 a 598.000. La Comisión Nacional de Derechos Humanos lanza la alarma de que a menudo los niños se ven obligados a agotadoras jornadas de trabajo de hasta 16 horas, por lo que el 61% se dedica sólo a trabajar y abandona la escuela.

Según el estudio del INE, los vertederos son uno de los escenarios donde ocurre una de las peores formas de trabajo infantil: la recolección de residuos sólidos. En el sector informal, a menudo los niños son utilizados por los padres para vender en las calles y ayudar a la familia.

Según el Estudio Nacional de Trabajo y Empleo, en México hay más de 2 millones de niños empleados en actividades laborales no permitidas.

El Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) estima que al menos 7 de cada 10 niños de las zonas rurales del país llevan a cabo actividades prohibidas. El 43% de ellos trabajan en el sector terciario de la economía, especialmente en el turismo.

“Más educación, menos trabajo infantil” es el nombre de una campaña lanzada recientemente en la ciudad peruana Cuzco para sensibilizar a la población sobre la importancia que tiene el estudio en la formación integral de los niños y en su futuro.

Los voluntarios de la organización han distribuido material informativo sobre este fenómeno que afecta a más de 1 millón y 619 mil niños peruanos en el grupo de edad de entre 5 y 17 años. La campaña se ha llevado a cabo en diferentes regiones del país, a través de proyectos educativos, de arte, cultura digital y voluntariado.

El dolor inmenso que late en esas elevadas cifras de explotación y abuso de los niños en Perú queda plasmado en el siguiente testimonio publicado en el portal de la Organización Internacional del Trabajo:

“Un día no me sentía muy bien, estaba cansado y me caí varias veces mientras trabajaba. Al salir de la mina mi carretilla se volcó y dejé caer todo el mineral. El capataz me estaba mirando. Me golpeó muy fuerte para castigarme.” (Braulio (Perú), niño de 14 años)

Cientos de niños y niñas vulnerables en Managua abandonan la escuela para ir a trabajar en los mercados de la ciudad. Muchos de ellos son hijos de los mismos comerciantes. Esta situación expone a los niños a un sinfín de días de trabajo, al abuso sexual y al abandono escolar. Según la Oficina para la Coordinación Nicaragüense de las ONG que trabajan con la Niñez y Adolescencia (CODENI), esas niñas y niños desertan del sistema escolar.

Las últimas cifras oficiales sobre el trabajo infantil en el país se remontan a 2012, cuando se registraron 396.118 menores empleados en actividades de trabajo, remunerados o no. En Nicaragua, el Código de Trabajo y el Código de la Niñez y Adolescencia imponen prohibiciones para las empresas públicas y privadas que contratan mano de obra infantil. Ambos códigos decretan que el país puede emplear adolescentes a partir de los 14 años de edad y que el ambiente de trabajo no debe poner en peligro su vida, su salud, su integridad, y no debe interrumpir su proceso educativo.

En Chile está prohibido el trabajo infantil para niños menores de 15 años y permitido hasta antes de los 18 años siempre que cuenten con una autorización legal de sus progenitores o tutores, asegurando que no interrumpirán sus estudios. Letra muerta en el papel, que no se cumple.

En el país las cifras oficiales reconocen que hay a lo menos 219.624 niños que ejercen algún tipo de trabajo. Entre estos, 197.743 ejercen tareas consideradas peligrosas y 340 de ellos sufrieron accidentes laborales durante 2016.

El 87% de estos menores forzados a trabajar viven en zonas urbanas y el 13% en sectores rurales. Asimismo, el 70% de ellos pertenecen a los dos quintiles más pobres del país.

En el mundo 35,8 millones de personas padecen algún tipo de esclavitud…, según denuncia en su último informe la entidad de procesamiento de estadísticas e investigaciones “Global Slavery Index”. El sudor y la sangre de unos para el poder, el poseer y la vanidad de otros…

La OIT evita hablar de esclavos y prefiere el concepto eufemístico “trabajo forzoso”. Las cifras que hasta 2013 informó el propio organismo multinacional reconocen que 5,5 millones de niños (de 17 años y menores) son esclavos y representan un 26% de un total de 20,9 millones de víctimas de las redes de trata y tráfico de seres humanos. Del total de niños esclavos la OIT reconoce que casi un millón son destinados a la explotación sexual y sobre setecientos mil padecen trabajo forzoso (esclavitud).

  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

Articulo Revisado: Doscientos millones de niños son forzados a trabajar o son usados como esclavos Puntaje: 5 Reviesado por: Hermanos Franciscanos