728x90 AdSpace

Artículos
lunes, 10 de julio de 2017

Aunque parezca increíble…¡En Venezuela escasea la gasolina!

Las colas en las estaciones de gasolina se agregan a las que el consumidor venezolano debe soportar por alimentos . Es correcto pensar que en un país petrolero puede faltar lo que sea menos la gasolina pero, en Venezuela, la creencia es equivocada. La crisis económica y política genera situaciones cotidianas impensables hace quince o veinte años: es frecuente encontrar bombas precintadas con el aviso “No hay gasolina”. Comienza entonces el peregrinaje en busca de un lugar donde llenar el tanque. “Si te faltan 10 bolívares, llena el tanque. No se sabe en qué momento ya no habrá”, se aconseja la gente. Para un venezolano, esto es alucinante.

Y pensar que éramos un país –y aún lo somos- donde la gasolina es más barata que el agua o los refrescos. El declive del segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez comenzó desde el arranque cuando decidió, confiado en su popularidad, aumentar apenas unos céntimos el precio del litro de combustible. Aquello incendió la pradera y los saqueos cundieron. El episodio pasó a la historia como “El Caracazo”. Es cuesta arriba para los gobiernos sincerar el asunto debido al costo político que implica, pero el consenso entre los técnicos es que hay que encarar el problema y resolverlo sin pensar en la próxima elección.

El gobierno de Maduro –inconsulto y autoritario- logró subir los precios, tímidamente, sin alardear mucho y entre gallos y media noche. Solo que hoy, si decidieran meterse para lo hondo, se toparían con un problema: si el venezolano siempre ha rechazado los aumentos por el impacto que tienen en el resto de la economía, ahora es cuesta arriba siquiera asomarlo. Y la razón es simple: la gasolina escasea. No siempre se dispone de todos los octanajes y el servicio es pésimo. A cada rato se escucha de explosiones en las refinerías o accidentes laborales que jamás ocurrían. Un país productor ha tenido que recurrir al expediente vergonzozo de importarla. Para rematar, las cifras nunca fueron más pobres en términos de producción y suministro aunque se sabe que los barriles a Cuba llegan puntualmente.

Venezuela es un país petrolero que cuenta con 18 refinerías en el mundo y seis en territorio nacional. Sin embargo, las dificultades financieras de Petróleos de Venezuela para importar suficiente carburante, compromete el abastecimiento de gasolina en el mercado interno. Un reporte reciente revela que, de acuerdo al representante sindical de la Federación Única de Trabajadores Petroleros de Venezuela, Iván Freites, “existe un déficit de suministro de barriles diarios que se ubica entre 75.000 a 125.000 para gasolina y entre 80.000 y 90.000 para diesel”. Este panorama ha venido agravando la escasez de combustible.

Y Freites lo explica puntualizando que las refinerías del país solo operan a un 40 % de su capacidad, por lo que la producción de combustible es insuficiente. Además, no cumple con las especificaciones técnicas y ambientales requeridas para ser vendidas en el mercado interno. Es la razón por la cual PDVSA se ve obligada a importar barriles para cubrir la demanda. Anatema en un país productor!

Según el dirigente petrolero, en Venezuela la demanda total por día de gasolina y diesel es de 225.000 y 170.000 barriles; sin embargo, esto no se cubre ya que aparte de la insuficiente producción, las compras en el exterior se realizan intermitentemente.

Adicionalmente, el transporte está limitado. Las unidades se van desincorporando por falta de repuestos y malas condiciones de autopistas y carreteras.

Los problemas del transporte comenzaron a raíz del paro nacional liderado por los trabajadores petroleros durante el cual el transporte fue bastión importante. Por ello, una vez dominada la situación, el presidente Chávez decidió entregar el servicio a las comunas socialistas. Como era de esperarse, fue decayendo su eficiencia hasta llegar al deterioro de hoy.

Al mermar la capacidad de cubrir los inventarios, la empresa petrolera del país alterna las asignaciones de combustibles concediendo siempre prioridad a la capital. Eso provoca que, en el interior del país, el público se vea en la necesidad de recorrer varias estaciones de gasolinas hasta encontrar una en la que se pueda llenar el tanque de un automóvil. Pero ahora también la capital está en problemas y por eso la conseja del usuario es correr a poner gasolina aunque lo que falte sea apenas un cuarto de tanque.

El problema de fondo es que ya el desgobierno en el país ha hecho metástasis. Se cabalga sobre la improvisación. El régimen ya no gobierna, sólo reprime. Corre las arrugas para llegar al día siguiente. La ineficiencia y capacidad de destrucción de un régimen comunista está demostrada a lo largo de la historia. En lo que se refiere a Venezuela, país petrolero, el cuadro es patético: han logrado volver trizas a la industria que otrora generó el prestigio y la legendaria reputación de la quinta empresa del mundo, Petróleos de Venezuela.

  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

Articulo Revisado: Aunque parezca increíble…¡En Venezuela escasea la gasolina! Puntaje: 5 Reviesado por: Hermanos Franciscanos