728x90 AdSpace

Artículos
miércoles, 14 de junio de 2017

“Soy un ladrón”, el tatuaje en la frente que le hicieron a un joven y que despertó el repudio social

Según los autores del hecho, el joven brasileño, en la ciudad de San Pablo, habría intentado robar una bicicleta. Sin embargo, mientras el tema giraba en la órbita de la justicia, nadie había podido comprobar que efectivamente hubiera llevado a cabo esa acción.

La respuesta como “castigo” de parte de los supuestos afectados, un tatuador y su vecino, fue la siguiente: grabarle “Soy un ladrón y un vacilón” en su frente. Además, mientras ejecutaban la acción se encargaron de filmarlo y posteriormente difundirlo a través de las redes sociales.

Una vez que el hecho se hizo público, la mirada fue puesta sobre el “ladrón” y muchos comenzaron a burlarse. Con el pasar de las horas su caso empezó a adquirir otro tono al empezar a trascender que el joven sufría problemas mentales y consumía drogas. Esto fue asegurado por su familia, que confirmó que el joven estaba desaparecido desde hacía algunos días.

Pero muchos otros, lejos de condenarlo, empezaron a exigir rápidamente una reparación.

Por ejemplo, el colectivo Afroguerrilha, una entidad encargada velar por los derechos de los afrodescendientes en Brasil, que a través de un comunicado confirmó el inicio de una campaña de recolección de fondo -llevaba recaudados más de 5.000 dólares- para ayudar a este joven que fue víctima de tal abuso y al mismo tiempo ayudarlo a afrontar el procedimiento judicial y el tratamiento de su enfermedad a raíz de la situación de pobreza en la que vive.

“A pesar de los mensajes de odio que acusaron al muchacho de ser algo sin conocerlo, recibimos muchos mensajes de apoyo de muchos seres humanos que hacen la diferencia en el mundo. Damos fe que las personas pueden cambiar y ser mejores. Ellas cambian cuando las ayudamos a cambiar, no cuando pedimos su tortura o muerte”, expresan los miembros de este colectivo en el comunicado.

“Como dijo aquel Jesús que muchos dicen: ‘quien nunca ha cometido un error, que tire la primera piedra… Amad al otro como a ti mismo’ (sic). Ese amor era uno que convertía, no uno que condenaba. ¿Te gustaría ser torturado y tener sus (presuntos) errores tatuados en la frente?”, reflexionan los integrantes de este colectivo.

Este joven, que aún nadie pudo comprobar su culpabilidad, al poco tiempo generó sensibilidad en Brasil. ¿Quién soy yo para condenarlo? Y en el caso de que haya robado, ¿ésta es la respuesta? La sociedad al parecer finalmente lo perdonó, los protagonistas de la lesión fueron acusados de “tortura” y ahora falta que se pueda hacer efectivo el reparo del daño.

  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

Articulo Revisado: “Soy un ladrón”, el tatuaje en la frente que le hicieron a un joven y que despertó el repudio social Puntaje: 5 Reviesado por: El Evangelio del día