728x90 AdSpace

Artículos
lunes, 12 de junio de 2017

El pediatra por whatsapp, ¿abuso o avance?

“Doctor, tiene 38,1 de fiebre, ¿le doy ibuprofeno?”; “¿Da igual aceite de oliva que aceite mezcla de oliva y girasol en la papilla?”; “Le regalamos un nuevo gato, ¿puede jugar con el bebé o tengo que esperar a vacunarlo?”… Preguntas como estas, algunas más complejas y otras mucho menos, llegan de manera permanente a los celulares de los pediatras. ¿Corresponde al pediatra responder?

Un pediatra consultado por Aleteia reconoció que por día recibe cerca de 30 de estas consultas. Son los pediatras los que más consultas reciben, junto con los obstetras. El impacto de las aplicaciones de comunicación por teléfonos móviles es aún mayor de lo que fue en su momento el beeper o el teléfono celular. Whatsapp no tiene costo alguno, y hasta permite acompañar la consulta con fotografía o incluso video… “Doc, ¿este lunar es normal?”.

Se advierten dos grandes posturas ante la cuestión. Los pediatras que advierten en sus estados de whatsapp y en los consultorios que “No se responden consultas médicas por celular” y aquellos que no sólo responden, sino que incluso hacen un seguimiento de la evolución de los niños por este medio.

Fernando Burgos, jefe de pediatría ambulatoria del Hospital Universitario Austral sugiere que el uso del whatsapp esté orientado a la redirección de la consulta: o indicar al paciente que vayan al consultorio en los siguientes días, o a la emergencia. Como explicó a Aleteia, la consulta médica no puede reemplazar la consulta personal, pero tampoco se puede omitir que para la mantención del vínculo de confianza entre las familias y los pediatras las tecnologías sean un sostén muy importante. “En general mi número lo comparto luego de que la segunda o tercera consulta, cuando ya se conoce bien a la familia y al niño”, aclara.

Pero el pediatra puede considerar que no sea necesario responder, puede no tener señal o puede estar ocupado con otra cuestión. ¿y entonces? Los contextos son decisivos. Para aquellas familias que vivan en ciudades donde las salas de emergencias tengan extensas horas de espera, poder canalizar una duda de manera rápida puede ser decisivo.

Pero así como antes del Whatsapp el sentido común y la consulta con las experimentadas abuelas y otras madres resolvían gran parte de las dudas cotidianas, no se debe prescindir de ese consejo. Y si se trata de algo más que canalizar una duda, aún acudiendo a un médico de guardia, los hospitales en general tienen un sistema de priorización de emergencias: si la necesidad es urgente, no habrá demoras en la atención.

Una buena idea para evitar la angustia de estar pendiente a la respuesta del pediatra, si es que nos facilita su teléfono, es preparar bien la consulta del consultorio. Llevar anotadas las posibles dudas para no olvidar preguntarlas nos permitirá estar un paso adelante: qué puede comer y qué no, que debo hacer cuando esté de vacaciones, cómo manejar la fiebre, mocos o tos, cómo prevenir las enfermedades del invierno, etc.

Un antecedente reciente ocurrido con una beba argentina refiere a una circunstancia muy especial: las enfermedades en los viajes. En 2016, una familia de Comodoro Rivadavia, Argentina, visitó con su beba de 22 meses la ciudad de Punta Cana, en República Dominicana. Visiblemente deshidratada, la niña manifestaba fiebre y decaimiento. Y los médicos dominicanos no daban con el diagnóstico.

Hasta que la familia consultó vía whatsapp con pediatras argentinos enviándoles la descripción de los síntomas, fotos, y los resultados de los estudios. Los profesionales sugirieron que la beba podría tener síndrome urémico hemolítico, diagnóstico confirmado posteriormente, y que los médicos dominicanos no estaban acostumbrados a realizar por lo poco frecuente que es en ese país, a diferencia de la Argentina.

Ya existen, aunque con poca incidencia aún en América Latina, experiencias de aplicaciones informáticas que permiten la tarea de diagnóstico e indicación de tratamiento a distancia. Las posibilidades van mucho más allá de la consulta cotidiana del paciente, y permiten, por ejemplo, la fluidez en la interconsulta entre profesionales, o la atención de salas de emergencias que no cuenten con médicos las 24 horas.

Pero no son pocos los que advierten los riesgos de descansar en estas tecnologías, y los impactos de un mal diagnóstico. Distintos equipos de investigación están abocados a medir las primeras experiencias, y están publicando cada vez más trabajos buscando perfilar lo que podría ser el modelo de atención médica del futuro.

Mientras tanto, ¿consultar o no por whatsapp al pediatra? Lo mejor quizá sea, justamente, consultar con el pediatra de cabecera. Él sabrá que es lo mejor para cada niño, para cada familia.

  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

Articulo Revisado: El pediatra por whatsapp, ¿abuso o avance? Puntaje: 5 Reviesado por: El Evangelio del día