728x90 AdSpace

Artículos
jueves, 11 de mayo de 2017

En Fátima resuena siempre que nada es imposible para Dios, afirma Cardenal Parolin

VATICANO, 11 May. 17 (ACI).- El Secretario de Estado del Vaticano, Cardenal Pietro Parolin, afirmó que en el Santuario de Fátima en Portugal, siempre resuena el anuncio del ángel a la Virgen María de que “nada es imposible para Dios”.

En diálogo con Radio Vaticana, el Purpurado italiano resaltó que, en el Santuario de la Virgen de Fátima de la cual es devoto, “resuena siempre el anuncio del ángel a María de que nada es imposible para Dios”.

“Un santuario se convierte en un lugar de crecimiento espiritual en el momento en el que ayuda a las personas a responder, como María: ‘Aquí estoy’”.

El Cardenal Parolin resaltó luego que con el viaje que realizará los días 12 y 13 de mayo, en ocasión del centenario de las apariciones de Fátima y la canonización de los pastorcitos videntes Jacinta y Francisco, el Papa “quiere expresar y resaltar sobre todo el respeto y la atención que tiene la experiencia mariana del pueblo de Dios”.

En su opinión, “el mensaje de Fátima está en el mensaje central del cristianismo que vivimos en este periodo pascual. Es decir que el anuncio que Jesús ha resucitado, que Jesús está vivo, que Jesús es Señor de la historia”.

Para el Purpurado, “la vida que se convierte en peregrinación hacia el Señor Jesús, se convierte en un peregrinaje sostenido por la fuerza del Evangelio y se renueva continuamente por esa misma fuerza”.

También te puede interesar:

FOTOS:Así espera Fátima la llegada del Papa Francisco por el centenario de las apariciones https://t.co/RBD4EuNTlf

— ACI Prensa (@aciprensa) 11 de mayo de 2017
  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

Articulo Revisado: En Fátima resuena siempre que nada es imposible para Dios, afirma Cardenal Parolin Puntaje: 5 Reviesado por: El Evangelio del día