Inicio » » Papa Francisco un pontífice unido a los brasileños y a los jóvenes de todo el mundo en la caridad.

Papa Francisco un pontífice unido a los brasileños y a los jóvenes de todo el mundo en la caridad.

Enviado por Diócesis de Celaya el miércoles, 24 de julio de 2013 | 1:18 p. m.

Para los brasileños de todas las edades, especialmente los jóvenes, llegó la gran hora de recibir al tercer Papa en visitar el país. Aplazando un encuentro con las autoridades locales después de su llegada, el Papa decidió primero encontrarse con la juventud y los brasileños muy de cerca, saludando a los miles de peregrinos que a partir de esta semana llenan las calles de Río de Janeiro con su entusiasmo llevando banderas, música y las expectativas de un gran y conmovedor evento con el Santo Padre.

Francisco, que ya se volvió conocido por su sencillez y hasta incluso su quebrantamiento de formalidades, también llega a Río con expectativas en su corazón. Todavía como cardenal en Argentina, el 266º sucesor de Pedro alentaba a los jóvenes, movimientos y comunidades dedicados al apostolado juvenil con sus discursos y frecuentes encuentros y peregrinaciones con la juventud de la capital. No es de asombrarse que una delegación tan grande de jóvenes argentinos, muchos llegados desde Buenos Aires, haya llegado a Río para volver a ver a su pastor ahora en función de pastor supremo de la Iglesia.


Francisco es el Papa de la JMJ en Río. El Papa de la humildad que prefiere la llegada en un carro simple, sintiendo de cerca el calor de la acogida de los fieles, llegó a Brasil de manera especialmente cariñosa con los jóvenes, y que también mostrará su atención pastoral a aquellos jóvenes que sufren y que experimentan la pobreza. Como miembro de la Pontificia Comisión para América Latina, y amigo de los pobres de las periferias de Buenos Aires, Francisco seguramente llega para honrar su nombre pontificio, escogido por su devoción al Santo de Asís, con gestos muy concretos de humildad y caridad.


Como inicio de su testimonio, el Papa escogió la residencia de Sumaré, casa del fallecido cardenal Eugênio Sales y lugar donde se hospedó Juan Pablo II en su última visita a Brasil, donde tendrá una atención y un hospedaje muy sencillos. La residencia no queda lejos de una “favela” (barrio pobre) de Río de Janeiro, y fue entre los pobres de Río que el Papa Bergoglio quiso pernoctar.


En su extensa agenda, Francisco tendrá momentos de mostrar también su solidaridad con los enfermos, en la visita a un hospital en el barrio de Tijuca, cerca del centro de la ciudad, que por una bella coincidencia lleva el nombre de “Poverello” de Asís, aquél que el Papa argentino adoptó y donde adultos y jóvenes reciben atención gratuita. Francisco, que ya había mostrado su solidaridad al amigo cardenal Mejía en una visita a un hospital italiano sorprendiendo a todos a su alrededor, visitará ahora una institución católica dedicada a la recuperación de drogodependientes y alcohólicos, muchos de los cuales entre 20 y 30 años, donde los pobres son acogidos y tratados. Un acto semejante al de Benedicto XVI cuando visitó la Fazenda da Esperança en 2007, sintiendo cerca el drama de los jóvenes que luchan para dejar el vicio.


Siguiendo todavía los pasos de los papas anteriores que visitaron Brasil, Francisco se dirigirá aún a la Favela de Manguinhos para un encuentro con los habitantes de este barrio pobre y sin duda cumpliendo un profundo deseo de su corazón. El Papa, que desde el inicio del pontificado viene pidiendo que la fe se concretice en la caridad hacia los más necesitados, no podría pasar por Río, emblema de los inmensos contrastes sociales del país, sin dejar una marca en el corazón de los habitantes de las favelas de Río. Aquello que para algunos podría ser simplemente un evento más en la agenda papal, será para Francisco un momento distintivo de su pontificado, un momento en el que él mismo pondrá en práctica aquello que viene exhortando a los fieles a hacer. Sin sombra de duda podríamos considerar esta visita un verdadero gesto de coherencia del Papa.


Ya a su llegada a Brasil, el Santo Padre quiso mostrar su afecto a otra parte de su rebaño por el cual alimenta un especial cariño: los niños. Tal vez con más propiedad podríamos considerarlos el futuro de la Iglesia, mientras que los jóvenes podrían ser considerados el presente y el rostro vibrante de la esposa de Cristo. Ambos grupos, ahora, hablan de un elemento presente en el papado de Francisco: la esperanza.


Francisco también dejó un encargo tal vez un tanto entrelíneas, pero suficientemente claro para los buenos entendedores de su magisterio y de su recorrido en la lucha en defensa de la familia y la vida. En medio de los gritos de aclamación de los jóvenes al aproximarse al Centro de Río de Janeiro, Francisco besó a los niños en un gesto, sin duda emocionante, pero que recuerda que el pueblo brasileño en su sólida mayoría ama la vida y rechaza todo tipo de agresión a la misma como el aborto, un tema que ha sido colocado en la lista actual en Brasilia en diversas iniciativas, hechas lejos de la atención del público y solapadas por los medios, para extender todavía más la legalización del aborto.


No queda duda que este viaje de Francisco debe ser acompañado con gran atención a sus recursos, pero también a sus gestos. La Iglesia en Brasil y en todo el mundo se regocija hoy con la JMJ Rio 2013. Queda ahora preguntarles a aquellos que, basados en estadísticas o en otros números, afirman que la Iglesia va de mal en peor entre los jóvenes, el hecho de que más de un millón de ellos son esperados en Río de Janeiro. La juventud católica brasileña quiere ser la juventud del Papa.



Comparte este artículo :

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

www.diocesisdecelaya.blogspot.mx
Elementos de provofran Ir a la Nuestras imagenes

Minutos para Dios

Lo más leído



 
Soporte Tecnico : Diocesis de Celaya | OFS de Mexico | Pastoral para la Comunicacion
Copyright © 2015. Diócesis de Celaya - Todos los Derechos Reservados
Creado por Pastoral para la Comunicacion para Diocesis de Celaya
Accionado por OFS